Y es aquí donde radica lo impactante de los evangelios: para vivirlos necesitas haber nacido de nuevo, en el espíritu.
Al terminar de leer los evangelios no podremos quedar igual pues las enseñanzas de JESÚS,
Las enseñanzas de JESÚS son un golpe a nuestra naturaleza humana, nuestra carne.
JESÚS mismo causará una incomodidad severa a nuestra naturaleza, incomodidad que podemos responder con orgullo o con profunda humildad.
Juan 6:47-67
47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. 48 Yo soy el pan de vida. 49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. 52 Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? 53 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. 57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. 58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente. 59 Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.
60 Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? 61 Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende? 62 ¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero? 63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. 65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. 66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.
67 Dijo entonces Jesús a los doce:
¿Queréis acaso iros también vosotros?
Una de las enseñanzas más “duras” de JESÚS es aquella donde Él declara: necesitas comer Mi cuerpo y beber Mi sangre.
¿Imagina cuán fuerte es esto para un pueblo judío que aún no habían entendido a JESÚS como el Cordero de Dios?
Esta enseñanza era locura porque ¿cómo le pides a alguien que coma tu cuerpo y beba tu sangre?
Sin embargo, la enseñanza contiene mucho valor dentro de la tradición judía:
El sacrificio de un cordero cubría los pecados de un pueblo, pero este sacrificio era imperfecto ya que año con año necesitaba ser hecho.
JESÚS, por el contrario, el Cordero Perfecto, solo fue sacrificado una vez y para siempre, y Su sacrificio es válido aún para nuestros días: nos limpia de nuestros pecados.
Comer Su carne y beber Su sangre implica un compromiso de vida con sus enseñanzas.

La palabra ofender es agraviar fastidiar, molestar.
¿Alguna vez usted hermano hermana se ha sentido ofendido por Cristo?
Porque las palabras de Jesús son duras para sus discípulos por el Señor ofendía a los fariseos. Porque Jesús los ofendió a los fariseos señalar su pecado.
Jesús está hablando con sus discípulos y Jesús no les está dando palmaditas en la espalda o hablando palabras suaves él está diciendo la verdad
Lo que ofende a la gente. Las palabras que son duras Juan 6:61. Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende?
Jesús rechaza cualquier conducta o cosa contraria a su palabra.
Recordamos el caso de Saúl envés de reconocer el pecado que hizo
1 Samuel.13:11-13
11 Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas, 12 me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto. 13 Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tú Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.
Las palabras de algún predicador de algún hermano o hermana son duras por mostrar el pecado.
Saúl peco y la consecuencia fue la muerte
I Crónicas 10:13
Así murió Saúl por su rebelión con que prevaricó contra Jehová, contra la palabra de Jehová, la cual no guardó, y porque consultó a una adivina,
Las palabras de Jesús nos hace reconocer nuestra hipocresía.
Las palabras de JESÚS son difíciles de aceptar por él con sus palabras nos condena:
– por lo que nosotros hacemos,
– por lo que decimos,
– por lo que pensamos
– por lo que hablamos
Es Jesús que nos acusa de pecado el que pone abiertamente nuestra condición espiritual ya que él sabe todo lo que hay en el hombre
Juan 2:23-25
23 Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.
24 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,
25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.
Este Jesús es el que muy poco lo aceptan este es él Jesús el que muy pocos creen en él Juan 6:64
Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían,…
Jesús hermanos conoce sabe quiénes eran y quiénes son los que muy poco lo siguen.
Juan 6:66.
Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.
¿Por qué las palabras de Jesús hicieron que muchos de sus seguidores lo abandonasen?
Porque Jesús Rehusó ceder ante sus exigencias egocéntricas
¿Reaccionará usted dándose por vencido, Pasando por alto ciertas enseñanzas de Cristo?
Ciertas exhortaciones de Cristo.
Habían andado con Jesús por acá y por allá para ver sus señales, para ser sanados, para comer panes y peces, y para escuchar sus enseñanzas, pero ya no querían seguir andando con El.
Con esta enseñanza Jesús separó a los verdaderos creyentes de los que le seguían por los panes y peces;
66 “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Él”
Los discípulos que hicieron eso no fueron uno o dos.
Como la Palabra dice muchos
Escogieron volver y ya no seguirlo.
Las multitudes lo dejaron y junto con ellos muchos de los discípulos.
Sin embargo, el Señor no corrió tras ellos… explicar el malentendido.
Sabe que para quedarse con Él tienen que tener las razones correctas.
Estos demostraron que no fueron atraídos NO se habían acercado a Jesús con propósitos sanos ellos se acercaron con propósitos muy ajenos a la voluntad de Dios.
Y luego se vuelve a los doce:
“Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?”
En otras palabras les dijo:
¿Ustedes también se quieren ir?”
El Señor no obligó a nadie a quedarse (y no obliga).
Había invertido tanto en esta gente.
Les había dado poder.
Les había dado autoridad hizo milagros.
Les había abierto su corazón.
Los había llamado amigos.
Sin embargo, no los controlo y no controla a nadie.
No nos quiere con Él solo porque Él así lo quiere sino porque tú también quieres.
“¿Tú también te quieres ir?
En esta noche deseo hacer lo que Jesús hizo con sus discípulos. POR QUE SUS PALABRAS SON DURAS.
Jesús conoce toda nuestra vida.
Hermanos hay palabras de nuestro señor Jesucristo que le ofenden.
Recuerde que si estas palabras le ofenden es porque usted está en pecado
o anda en una vida llena de hipocresía porque sabiendo lo que usted debe de hacer no lo hace
Como dice Santiago 4:17
Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.