• A los niños: ropa, juguetes, regalos, cohetes, luces.
• A los jóvenes: estrenos, fiestas, impresionar a la novia, bebida.
• A los adultos: aguinaldos, viajes, vacaciones, negocios, comidas.
Nos podemos preguntar, preguntémonos:
¿Será este pensamiento el que debe primar en esta época de Navidad?
¿Cuál es el Verdadero Significado de la Navidad?
La navidad expresa la gran verdad que “Dios se hizo hombre”
Él se humilló haciéndose hombre.
Tal fue la humillación del Señor Jesús que no se halló un lugar para que naciera cómodamente.
San Lucas 2:7 expresa “que no había lugar para él en el mesón”
Nació en un pesebre que servía para alimentar ganado.
En segundo lugar, la humillación del Señor que le tocó vivir fue, que tuvo que huir a tierra extraña porque Herodes decidió matarle. Mateo 2: 13
Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.

La Navidad significa la expresión más grande del amor de Dios hacia el hombre.
Juan 3: 16 nos dice:
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
En su amor:
1. Dios vio a la humanidad perdida.
Romanos 3: 10-18
10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.13 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; 14 Su boca está llena de maldición y de amargura.15 Sus pies se apresuran para derramar sangre; 16 Quebranto y desventura hay en sus caminos; 17 Y no conocieron camino de paz.18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.
2. Dios amó a la humanidad perdida.
Juan 3:17-18
17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
3. Dios Redimió a la humanidad perdida. Gálatas 4: 4-5
4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
La Navidad encierra la más grande decisión del hombre

Ante el hecho innegable que Jesús, el Hijo de Dios, vino para salvar al hombre, se vuelve indispensable e importante que el hombre tome una decisión.
El hombre puede:
I. Rechazar a Jesús como el Hijo de Dios
Juan 3: 17-21
17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

II. Aceptar, a Jesús como su Señor y Salvador
Romanos 10: 9-10
9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
¿Cuál será tu decisión?
Querido amigo, permite que el verdadero significado de la navidad resplandezca en ti esta noche.
Cristo Jesús está llamando a tu corazón
Permite que en tu vida se celebre el verdadero significado de la Navidad:
Jesús naciendo en tu corazón.
Más si tú ya has dado este pasó, levántate y haz un pacto de compromiso, para que tu vida brille en esta navidad, como una antorcha encendida que alumbra a otros.

Como dice Isaías 60:1
Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.