Nadie conoce cuánto dura una temporada, Esto se ha convertido en el problema de la mayoría de los creyentes.

Esto es, tuvieron una temporada de Gloria en el pasado, pero ahora no saben qué les sucede, pero están frenados. Detenidos, añorando lo que pasó.

Dios necesita que comprendas que una nueva temporada en tu vida comienza.

Que Él activará todo lo que Dios ha preparado para tí.

Por lo cual es necesario:

Comprende tu Temporada

Dios está preparando tu vida, para que otros hablen de tus grandezas.

¿Por qué? Porque una nueva temporada está comenzando para tu vida.

Literalmente, Dios, te sorprendente de lo que estás a punto de vivir.

Necesito: Aprender la diferencia

Existe una diferencia entre temporada y tiempo.

Esto es clave para tu crecimiento y para tu avance.

Eclesiastés 3, se refiere a temporadas, no de tiempos.

Tiempo para Dios es generaciones.

Temporada habla de momentos.

¿Qué significa esto?

Tiempo Significa: “Que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro”

Esto es, si hay un pasado, un presente y un futuro es porque hay generaciones.

Cuando Dios habla de generaciones habla de tiempos.

El tema es que las generaciones vivirán según como se vivan las temporadas.

Temporada significa: “Espacio de varios días, meses o años… Tiempo durante el cual se realiza habitualmente algo… Que ha sido o se usa solo en cierta época”.

Las generaciones encierran distintas temporadas, pero no se puede encerrar una generación en una temporada.

Cuando esto pasa, las siguientes generaciones, pierden la Herencia de Dios sobre ellas.

Cuando aprendes la diferencia, vivo cada temporada como corresponde, y hago lo que en esa temporada debo hacer, para dejar a mis generaciones con Herencia de Bendición.

El Reino se establece sobre nosotros cuando aprendemos a cambiar de temporadas.

Esto es, de una temporada a la otra, sin detenernos en ninguna, para ver Su Gloria.

Tu forma de vestir, habla de la temporada en la que estas.

Esto es, cuando es temporada de verano, tu ropa es liviana.

Cuando la temporada es invierno, tu ropa es abrigada.

Porque hemos sido diseñados a entender las temporadas que vivimos y cada temporada tiene su propio vestuario.

¿Qué quiero decir? Que tu preparación, habla de la temporada en la que estas.

Tu preparación es el vestido de revelación adecuado para la temporada que te toca vivir. Cuando Dios ve que me preparo, suelta la provisión necesaria para vivir esa temporada y me prepara para la próxima.

Dios te está metiendo en una nueva temporada.

Nuevos días, nuevos sucesos, nuevos desafíos, nuevas manifestaciones, nuevos niveles de prosperidad, nuevos caminos se te están activando hoy.

 

La estrategia del Diablo

¿Cuál es la estrategia del diablo para detenerte?

El buscará mantenerte en la temporada pasada para que nos se te revele la presente.

El diablo nunca te llevará a cambiar tu temporada.

Este dilema es el que tienen muchos, viven una temporada con la mentalidad de la anterior.

Y todo lo que está preparado para esta temporada, no lo podemos experimentar con la mentalidad de la temporada anterior.

El diablo te quiere con:

@ la lastima del pasado,

@ la oración del pasado,

@ la canción del pasado,

@ el sueño del pasado.

Pero el diablo debe saber que Dios te está provocando.

Dios es el único que nos puede llevar de una temporada a la otra. Dios te está invitando a entrar a una nueva temporada.

 

Claves para entrar a tu nueva Temporada

  1. Cambiamos la actitud:

Esto es, cambiamos la disposición en lo que hacemos.

Cambiamos la actitud con los demás, Cambiamos la actitud incorrecta, por la correcta.

Cambiamos la actitud para Dios.

  1. Más lento para lograr más rápido:

Quiero decir, comenzar a evaluarnos.

Cuando uno comienza a autoevaluarse, pareciera que se desacelera, pero en realidad está replanteándose cosas para no caer en lo mismo.

Entonces,

¿Me desacelero o me estoy preparando para ir más rápido?

Si logro autoevaluarme, aunque tenga la sensación de frenar, en realidad estoy preparando la pista para correr.

La lentitud de Dios es más rápida que la velocidad del Mundo.

  1. Cortamos con la sobra:

Estás a punto de pasar de temporada, hay cosas que no podes llevarte de una temporada a la otra.

Hay ciertas cosas que ya no pueden estar en tu vida:

@ Pensamientos,

@ Cosas de tu personalidad,

@ amistades y relaciones, que no te edifican

  1. No está todo terminado:

Cuando entiendo que hay una nueva temporada, me convierto en un provocador espiritual.

Esto es, sé que hay más.

Entonces voy por eso.

Voy hasta el final de mi victoria.

No me quedo con lo que logre, voy más allá de eso.

  1. Establezco la velocidad:

Cuando se me revela que entró en una nueva temporada, se me revela que tengo la autoridad para manejar la velocidad.

¿Qué quiero decir?

Cuando veo que Dios está produciendo en mi vida algo nuevo, comienzo a declarar que eso se establece sobre mi vida.

Lo tomó por fe, y lo veo por la fe, pues “camino por la fe y no por vista”

El diablo ha manejado la velocidad de muchos, usó tu dinero, usó tu familia, etc.

Y te desaceleró, te dijo cómo podías marchar, pero Dios está estableciendo una nueva temporada, la velocidad la establecemos nosotros con Él.

6- Soy investido de Poder de lo alto

Dice Hechos 1:8

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Dios quiere invitarte a que entres a una nueva

temporada lleno del poder del Espíritu Santo, pues recuerda su mandato, en Efesios 5:18

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,

 

Si tienes en cuenta estas claves, entonces:

Prepárate para una nueva temporada, lleno de su Poder, para cumplir la misión que tienes por delante.