Mi tarea como pastor debe ser lo que dice Efesios 4:11-12

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

Con el fin de alimentar al cuerpo de Cristo, o sea la iglesia, para que sean edificados con la Palabra de Dios para que pueda crecer espiritualmente.

Efesios 4:15-16

“Sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Los creyentes no tienen que permanecer en la infancia espiritual sino que deben llegar a un punto en que sigan la verdad en amor.

El creyente debe amar la verdad, vivirla y hablar de ella, pues Cristo es la verdad y el hijo de Dios debe vivir su vida en Cristo

El apóstol exhorta: “crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es Cristo”

El cuerpo de los creyentes es comparado al cuerpo humano, al cuerpo físico, y es llamado el cuerpo de Cristo.

El cuerpo no sólo recibe órdenes de la cabeza, que es Cristo, sino también alimento espiritual.

Esto produce una armonía en la que cada miembro está funcionando en su lugar, a medida que recibe el suministro espiritual procedente de la cabeza.

También el cuerpo tiene una dinámica interna por la cual se renueva a sí mismo.

De la misma manera, el cuerpo espiritual debe renovarse a sí mismo en amor.

Leamos Efesios 4:17-19

La prohibición que recibe el nuevo hombre

17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente,

18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

Éste es el lado negativo en la vida del creyente, y es importante que lo veamos.

La relajación moral más extrema de nuestro tiempo no es más que una repetición de los viejos pecados de siempre.

Los creyentes tienen libertad en Cristo, lo cual no implica una licencia para pecar.

Las prohibiciones de la Biblia para el hombre nuevo son diferentes a algunas de las prohibiciones que la gente ha establecido, que no figuran en la Biblia y que tienen que ver con temas superficiales como, por ejemplo el arreglo personal o la forma de vestir.

Las prohibiciones de Dios para el hombre nuevo; son parte de su cuidado para nuestras vidas.

¿Se ha detenido usted a pensar alguna vez que en el jardín del Edén, el primer mandamiento fue un mandato negativo?

Génesis 2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Después tenemos los Diez Mandamientos. Ellos son de un carácter mayormente negativo, pero también son muy buenos. Ahora aquí en Efesios 4, vemos algo del pensamiento negativo en algunas de las prohibiciones para el hijo de Dios.

Por ejemplo, no debemos andar, o vivir como los otros gentiles. Éste es el aspecto negativo.

Pablo regresa en ese momento al aspecto práctico del caminar del creyente; dando una imagen de las vidas de los no judíos y las vidas de los Efesios antes de la conversión de ellos.

Recordemos que en el capítulo 2:11-12, él habló sobre cómo ellos habían estado alejados, como extranjeros, sin esperanza y sin Dios, y controlados por el pecado.

11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Ésa era su imagen.

Ésta es aún una imagen gráfica del ser humano perdido de nuestro tiempo.

Ahora, Pablo presenta cuatro aspectos de la vida de los no judíos que ilustran la futilidad absoluta y el propósito loco de la vida del hombre perdido.

En primer lugar: dijo que vivían en la vanidad de su mente.

Esto se refiere a la ilusión vacía de la vida del que piensa que hay una satisfacción en el pecado.

Hay tantos que están actuando de esta manera hoy en día.

Nos da pena oír de tantos jóvenes que han sido captados por la inmoralidad como un estilo de vida.

Ésa no es la vida de felicidad que Dios ha planeado para Sus hijos.

Ése es el sendero de una persona perdida, que vive con sus vanos y frívolos pensamientos. Se trata de una ilusión vacía.

El alcoholismo es otra vía de escape, otra ilusión engañosa, que ha producido y causa un número elevado de víctimas; no sólo por los daños irreversibles al organismo, daños que no sólo afectan a todos los órganos y sistemas, incluido por supuesto el sistema nervioso, sino por ser el alcoholismo el causante de un creciente número de accidentes en las rutas

En segundo lugar: Pablo mencionó que ellos tenían el entendimiento oscurecido, lo cual significa que la persona perdida, ha perdido su percepción de los valores morales.

Esto es exactamente lo que está siendo promovido en nuestros días; la pérdida de la percepción de los valores éticos.

Ahora la biblia advierte esto:

Apocalipsis 18:4-5

4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.

¿Qué nos aconseja el Señor al cuerpo de Cristo hacer frente a esto?

Separate de ellos 2 Corintios 6:17

Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré,

No tengas compañía de ellos

2 Tesalonicenses 3:14 Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.

No los recibas: 2 Juan 1:10-11

10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras.

Desechalos Tito 3:10

Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo,

 

En tercer lugar: Ellos estaban alejados de la hay, por la dureza de su corazón.vida de Dios por la ignorancia que en ellos

Ésta es una imagen de todo aquel gran sector de la humanidad que vive sin Cristo.

Se trata de la rebelión de Adán que ha sido heredada por sus descendientes. ¡Qué figura patética del ser humano en la actualidad!

Y lo trágico es que él cree que está viviendo una vida de calidad.

Cree que lo está pasando bien, que está disfrutando de la vida. Toda persona en esta condición está alejada de Dios, sin comunicación con Él, controlada por el pecado.

El resultado final espiritual de su situación es un endurecimiento, una creciente insensibilidad de su corazón.

Por lo cual la palabra nos insta a:

Probarlos: 1 Juan 4:1

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

Marcalos y evítalos: Romanos 16:17

Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.

Evítalos: 2 Timoteo 3:5

que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

Reprendelos Efesios 5:11

Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;

Retirarse de ellos: 2 Tesalonicenses 3:6

Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.

En cuarto lugar: tenemos que tales personas después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron al libertinaje para cometer con avidez toda clase de impureza.

Su continuación en este estado de ineptitud moral los hizo descender a un nivel en el cual no tienen ningún sentimiento de haber cometido pecado o maldad.

Hay muchas personas como estas, que son completamente insensibles, tienen su conciencia cauterizada, y se encuentran en un estado de apatía.

Como resultado se hunden más en la inmoralidad y la sensualidad; la rebelión y la desobediencia a la Palabra de Dios

Efesios 4:20-21

20 Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.

Aquí tenemos el contraste con la vida de los no judíos que acabamos de describir.

Si alguien no está escuchando a Jesús, entonces, Jesús no debe ser su Salvador.

El Señor Jesús es el pastor y Él dijo que sus ovejas oyen Su voz.

Si usted no ha oído Su voz, entonces no es una de Sus ovejas.

¿Qué cambiaría la vieja naturaleza? ¿Qué tenían que hacer?

Tenían que escuchar a Cristo.

Tenían que oírle.

Tenían que ser enseñados por Él.

Y aquellos que no fueran Sus ovejas, no le escucharían.

La persona que es parte real del cuerpo de Cristo, considera al Señor Jesús su Pastor.

Escucha al Pastor y le sigue.

La persona que no forma el cuerpo de Cristo, seguirá su propio camino.

Pidámosle al Señor, que nos de la capacidad de seguir su Palabra y formar así un cuerpo que se ayuda mutuamente, como dice

Efesios 4:15-16

15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.