Es la capacidad del ser humano de que las palabras que dice coincidan con sus acciones. No importando dónde o con quien está.

La palabra integridad viene de la misma raíz latina que entero, y sugiere la totalidad de la persona.
Proverbios 10:9

El que camina en integridad anda confiado;

Mas el que pervierte sus caminos será quebrantado.
Proverbios 10:9 (LBLA)
El que anda en integridad anda seguro, mas el que pervierte sus caminos será descubierto.

La integridad no es un don espiritual sino que es el resultado de auto disciplina y nuestra decisión de actuar en obediencia a la Palabra y los mandatos de Dios a nuestra vida en todas las situaciones.

Que importante es demostrar con nuestra vida que Dios gobierna nuestro ser.

El ser cristiano no es solo ir a la Iglesia, predicar o servir a Dios.

El ser cristiano es vivir siendo gobernado por Dios, por su Palabra obedeciéndola en todo momento, es desarrollar en nosotros al hombre espiritual y vivir bajo valores eternos.

2 Samuel 11:6-15
6 Entonces David envió a decir a Joab: Envíame a Urías heteo. Y Joab envió a Urías a David.

7 Cuando Urías vino a él, David le preguntó por la salud de Joab, y por la salud del pueblo, y por el estado de la guerra.

8 Después dijo David a Urías: Desciende a tu casa, y lava tus pies. Y saliendo Urías de la casa del rey, le fue enviado presente de la mesa real.

9 Mas Urías durmió a la puerta de la casa del rey con todos los siervos de su señor, y no descendió a su casa.

10 E hicieron saber esto a David, diciendo: Urías no ha descendido a su casa. Y dijo David a Urías: ¿No has venido de camino? ¿Por qué, pues, no descendiste a tu casa?

11 Y Urías respondió a David: El arca e Israel y Judá están bajo tiendas, y mi señor Joab, y los siervos de mi señor, en el campo; ¿y había yo de entrar en mi casa para comer y beber, y a dormir con mi mujer? Por vida tuya, y por vida de tu alma, que yo no haré tal cosa.

12 Y David dijo a Urías: Quédate aquí aún hoy, y mañana te despachare. Y se quedó Urías en Jerusalén aquel día y el siguiente.

13 Y David lo convidó a comer y a beber con él, hasta embriagarlo. Y él salió a la tarde a dormir en su cama con los siervos de su señor; mas no descendió a su casa.

14 Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías.

15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera.

¿QUIÉN ERA URÍAS? Su nombre significa: Jehová es mi luz.

Urías era un militar heteo (originario de una de las comunidades hititas que todavía quedaban de ese poderoso imperio) que fue parte de los llamados 37 valientes de David. Vivía en Jerusalén.
¿Que estaba haciendo Urías en ese tiempo?

Urías estaba con el ejército en la campaña que dirigía Joab contra Rabá de los amonitas, David vio a Betsabé esposa de Urías que se bañaba, mandó a buscarla y tuvo relaciones con ella.

Cuando se enteró de que había quedado embarazada mandó a buscar a Urías con el pretexto de saber del estado de la guerra pero para que el soldado durmiera en su casa, a fin de tapar el pecado cometido.

Urías no fue a su casa, por un sentimiento de solidaridad con sus compañeros en el frente. David insistió, hasta le emborrachó, pero él no durmió con su mujer.

Por lo cual David dio órdenes de ponerle “al frente, en lo más recio de la batalla” y que se le abandonara.

Una sentencia de muerte que Joab cumplió.

Analicemos la Actitud de David:

Ante esta situación David un hombre de Dios tomó una decisión en su vida que marcó su futuro y el de las siguiente generaciones.

Ante un momento de soledad mostró con sus acciones que aunque su imagen era la de un hombre de Dios, en ese momento de su vida en su intimidad cuando nadie lo veía no había integridad.

Desde el momento de que se queda en palacio en una época de guerra su integridad se había perdido ya que las obligaciones de un rey era estar en el campo de batalla con su pueblo.

Su falta de integridad no se mostró solamente al traicionar a Urías sino desde mucho antes.

David en todo momento buscó ¿qué era lo que él quería? y no ¿qué era lo correcto?
Veamos la Actitud de Urías:
Urías es un hombre que es mencionado pocas veces en la Palabra pero que con su conducta y valentía dejó un gran ejemplo a seguir por todo cristiano que estudia su historia.

Urías era un soldado activo en el campo de batalla y como guerrero de Israel debía mantener pureza ritual.
Deuteronomio 23:9-11
9 Cuando salieres a campaña contra tus enemigos, te guardarás de toda cosa mala.

10 Si hubiere en medio de ti alguno que no fuere limpio, por razón de alguna impureza acontecida de noche, saldrá fuera del campamento, y no entrará en él.

11 Pero al caer la noche se lavará con agua, y cuando se hubiere puesto el sol, podrá entrar en el campamento.
Levítico 15:18
Y cuando un hombre yaciere con una mujer y tuviere emisión de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la noche.
Por tanto, tener relaciones con su esposa hubiera hecho que Urías no estuviera ritualmente capacitado para el combate.

Aun no siendo un hombre de origen hebreo vivía las ordenanzas dadas por Dios al pueblo al pie de la letra.

Conocía su responsabilidad delante de Israel por ello en todo momento se guardó de estar apto para cumplir con sus funciones como guerrero en pie de guerra y nos legó a nosotros una lección de integridad digna de imitar.
La negación de Uría para ir a pasar un tiempo de descanso en su hogar y su decisión de dormir “a la puerta de la casa del rey”, nació de un noble y honorable sentido del deber y la disciplina militar.

Él fue responsable siendo fiel en todo momento a Dios y a sus compañeros de milicia.

Urías era una persona íntegra.

¿Por qué es importante ser Integro?

1 Determina quienes somos
La integridad no es lo que hacemos sino lo que somos.

Y lo que somos, a su vez, determina lo que hacemos.

Todo ser humano tiene un sistema de valores el cual guía nuestras decisiones, permite establecer prioridades en la vida y sirve de patrón para juzgar lo que debemos aceptar o rechazar.

Todos experimentamos deseos encontrados entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer.

Nadie, sin importar cuán «espiritual» sea, puede evitar esta batalla.

La integridad es el factor que determina cuál prevalecerá: ¿Lo que queremos o lo que debemos hacer?

Luchamos todos los días con situaciones que demandan decisiones. 

  • La integridad nos da la respuesta correcta para resolver estas tensiones.
  • La integridad determinará cómo responderemos aun antes de que aparezca el conflicto.
  • La integridad se muestra en nuestra vida por lo que decimos, lo que pensamos y realizamos.
  • Ninguno de estos aspectos puede estar fuera de sincronía.

 

2 Da testimonio vivo a nuestro Prójimo
Actuamos cada día en base a nuestras  creencias.

No puede existir diferencia entre lo que parecemos ser y lo que somos, ya sea en tiempos de prosperidad o de adversidad. Nuestros actos deben ser iguales sin importar las circunstancias, las personas involucradas, situaciones o los lugares donde nos encontremos.

Cuando te encuentras en circunstancias donde tienes la elección de hacer lo que es correcto o incorrecto, la integridad, o falta de la misma, determinará lo que haces.

3 Demuestra tu situación espiritual

 

Si no tienes integridad, entonces tienes problemas espirituales.

Tus acciones no irán conforme a la Palabra de Dios y por más que tus labios puedan recitar la Biblia tu vida demostrará la verdad.

2 Corintios 3:2-3

2 Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; 3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.

Hoy en día hace falta la integridad.

En esta vida, si vas a ser íntegro haz lo correcto y no midas las consecuencias de hacerlo.

Dios otorga autoridad e influencia a las personas que mantienen su integridad.

Cuando quieras saber qué hacer, consulta a la integridad. Es tu mejor amiga.

Sé íntegro aunque puedas perder algo