La Muerte es lo que conocemos como lo más extremo y terminal en la vida del hombre.

Sin embargo la palabra de Dios nos asegura que podemos tener vida aun después de la muerte física, todo a través de Jesucristo el hijo de Dios.

En el evangelio de Juan, este  nos presenta a Jesús como:

  1. El verbo 1:1 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.
  2. El que viene de arriba 3:31 “El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; el que viene del cielo, es sobre todos”.
  3. El pan de vida 6:35 “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”.
  4. La luz del mundo 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo:Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
  5. El buen Pastor 10:7 y 9 “Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas”. “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
  6. El camino la verdad y la vida 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
  7. La vid verdadera 15:1-2 “ Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto”.
  8. Pero también lo presenta como La resurrección y la vida 11:25-26 “ Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Ahora bien, todos resucitaremos buenos y malos:

Juan 5:29  “y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

Entonces ¿ qué debemos hacer aquí en la tierra para resucitar para vida?

Analisemos nuestra posición a traves de la parabola  Lucas 16:19-31

19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. 20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. 22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. 27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; oiganlos. 30 El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

  1. DEBEMOS BUSCAR A DIOS MIENTRAS PUEDE SER HALLADO

Isaías 55:6 “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”.

Salmo 119:151 “Cercano estás tú, oh Jehová, Y todos tus mandamientos son verdad”.

  1. El rico lo busco tarde ¿Qué hizo el Rico ya muerto? Miremos
  2. Miro al cielo (v. 23) Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.

Pero ya estaba en tormento ¿y que nos indica el Señor con esto? Que no le hemos buscado a tiempo

Mateo 25:12 “Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco”.

Mateo 24:51 “y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Colosenses 3:2 “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.

  1. ALZÓ LA VOZ (v. 24a) “Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí,…”

Salmo 3:4 “Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo”.

Recuerda, hay un tiempo para clamar y estar en la presencia de Dios. El té espera cada día

III. ACORDARNOS (v. 25) Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.

-Abraham instaba al hombre rico que se acordara como era él, cuando estaba en la tierra, nunca se preocupo por buscar a Dos, se apoyó en sus riquezas

Eclesiastés 12:1 “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento”.

  1. ROGO (v. 27) “Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre,”

Salmo 34:6 “Este pobre clamó, y le oyó Jehová, Y lo libró de todas sus angustias”.

  1. PREDICAR (v. 30) “El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán”.

-Recordemos que la misión de nosotros es predicar en vida, no cuando estemos muertos

Mateo 28:18-20 “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.

CONCLUSIÓN:

Nos esperemos morir para:

-Mirar al cielo

-Para alzar nuestra voz

-Para acordarnos de Dios, servirle y obedecerle aquí en la tierra.

Esto nos dara el tener derecho para entrar al Reino de los cielos.

El día del Señor vendrá en cualquier momento, y no se nos olvide que hay vida después de la muerte como lo aprendimos en este pasaje.

Jesús es la resurrección y la vida.

No hay esperanza para los que mueren sin Cristo, pero ninguna condenación hay para los que mueren en Cristo.

ROMANOS 8:1 “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”